Saltar al contenido

Cómo hacer que un niño duerma solo en su cama

como hacer que un niño duerma solo en su cama
como hacer que un niño duerma solo en su cama

La oscuridad de la noche entraña muchos misterios. Cuando los niños pequeños se enfrentan al desafío de empezar a dormir por sí mismos en su propia cama, pueden sentirse inseguros. El modo en que se realiza la transición de la cuna a la cama es fundamental para hacer que un niño duerma solo en su cama de manera tranquila, segura y reconfortante. Aquí verás 9 consejos para que esta etapa tan importante sea más amena y placentera:

Índice

1. Hablad sobre el cambio

Es importante que le comuniques con antelación que va a llegar el momento de dormir solo en su propia cama. Si ya ha pasado un tiempo desde que el niño o la niña dejó la cuna, hablad sobre sus sensaciones y preocupaciones.

Si tienes dudas sobre cuál es el mejor momento para hacer la transición a la cama individual, puedes ver nuestro artículo sobre cuándo pasar al niño a la cama.

2. Haz que duerma en una cama adecuada

Existen muchos tipos de camas infantiles con diseños, formas y colores distintos. Gracias a eso, es posible encontrar algún modelo que se adapte a las necesidades y los gustos de cada niño o niña.

El tipo de cama puede marcar la diferencia en la motivación del niño para meterse en ella. Por ejemplo, una cama con forma de coche puede ser muy emocionante para un niño, o una cama tren puede resultar más divertida para unos hermanos, además de práctica.

3. Deja que elija la ropa de la cama

Que la cama tenga una estructura adecuada a veces no lo es todo. Las sábanas, almohadas y el resto de ropa de cama también tienen un rol muy relevante, ya que abarcan una parte visible muy significativa del mueble.

Los niños se pueden sentir más atraídos por una funda de nórdico de dibujos animados que por una sábana totalmente gris que no muestra ningún diseño. Si hay dibujos, puede pasarse un buen rato contemplándolos mientras se habitúa a estar en su propia cama. Para ver opciones de calidad y económicas, puedes visitar nuestra publicación con ofertas de ropa de cama infantil.

3. Prepara el entorno

Teniendo en cuenta que debemos reducir el impacto de la transición entre cuna y cama individual, puedes plantearte poner la cama en el mismo sitio en el que estaba la cuna con el fin de que la niña o el niño se sienta más familiarizado con el entorno.

Aun así, deberías verificar que no hay objetos punzantes, muebles ni cualquier otra cosa que esté muy cerca de la cama y que pudiera dañar a los pequeños. Que la zona esté despejada y el niño tenga libertad para moverse con más libertad y naturalidad es un aspecto crucial para mejorar la calma y el descanso en la habitación infantil.

4. Refuerza la seguridad

Una vez has dejado el dormitorio infantil preparado para el descanso del pequeño o la pequeña, es la hora de aumentar la seguridad de la cama en sí. Esto es especialmente crítico en el caso de las camas altas o las literas, pues si se caen desde muy alto se podrán hacer mucho daño.

Generalmente, las mismas estructuras de camas altas llevan algún tipo de valla o baranda, pero en el caso de que necesites reforzar la seguridad, puedes ver barreras anticaídas para camas infantiles que tenemos en esta web. También se pueden comprar escaleras infantiles o taburetes para facilitar la entrada a la cama y la salida.

5. Considera añadir un complemento

Estimula la imaginación de los niños y lleva la decoración de su dormitorio con alguna carpa temática o un dosel para camas infantiles. Eso les hará sentirse más arropados y puede generar un ambiente más fantástico y relajado, ya sea para leer, descansar con mayor relajación o jugar.

En el caso de los doseles, es mejor si también es antimosquitos, ya que añade un extra de protección y contribuye a tener un sueño más despreocupado y gratificante.

6. Siéntate en su cama

Para hacer que un niño duerma solo en su cama, es importante que no se sienta acompañado, aunque sea desde la distancia de la habitación de los padres. Pero al principio puede ser aterrador para el niño. Es por eso que las primeras noches deberías sentarte a su lado en su cama hasta que se duerma.

Puedes hablar con él o ella sobre el día y planear la mañana siguiente, contarle un cuento o cantarle una canción relajante para ayudarle a dormir. No te vayas hasta que veas que se ha relajado por completo o que está durmiendo.

7. Aumenta la distancia poco a poco

Cuando el niño esté durmiendo o bien relajado y sepa que vas a salir de la habitación, camina hacia la salida poco a poco y date la vuelta para comprobar que está bien. Es probable que llore, y en ese caso tendrás que controlar tus pasos acorde a la intensidad del llanto.

Si llora muchísimo, camina de manera más lenta y vuelve a sentarte a su lado si es necesario. Pero si ves que cada vez llora menos y se calma, dirígete con más rapidez, aunque con cierta precaución, a medida que te alejas hacia la puerta.

8. Considera una lámpara quitamiedos

Un accesorio que viene fenomenal para reducir el miedo por la noche y hacer que niño duerma solo en su cama, es utilizar una lámapra quitamiedos. Las puedes encontrar de diferentes modelos, los más comunes son unas lámparas de mesa, a veces con formas de animales o divertidas, que puede emitir distintos colores.

También hay algunos modelos que se quedan enchufados en la corriente y se mantienen ahí en la misma pared, lo cual está bien para poner luz en el pasillo y aumentar la protección en caso de querer salir del dormitorio en medio de la madrugada para ir al lavabo o a cualquier otro lugar.

9. Haz un seguimiento diario

Cuando salgas del dormitorio infantil, espera un poco y vuelve a revisar si el niño o la niña sigue descansando de manera bien relajada en su propia cama.

Procura volver varias veces cada noche para tener una idea más precisa sobre cómo evoluciona y lograr con seguridad que el niño se acaba acostumbrando al hábito de dormir solo en su cama durante la noche entera.

Son unos días desafiantes, tanto para los niños como para los padres. Pero con paciencia y cuidado, se puede conseguir e incluso disfrutar de algunos momentos durante el proceso.