Saltar al contenido

Cómo colgar un espejo: ¿con clavos o sin clavos?

como colgar un espejo
como colgar un espejo

¿Alguna vez has visto un espejo mal colgado en la pared?

Por ejemplo, hay lugares donde el espejo está torcido hacia un lado. Otros espejos dan la sensación de que van a caerse en cualquier momento porque no se colgaron correctamente en su momento.

La verdad es que hay muchas personas que no saben cómo colgar un espejo. Y por eso, muchos espejos ni siquiera acaban colgándose nunca y se quedan apoyados en la pared desde el suelo.

Un espejo de pared está hecho justamente para eso, para estar en la pared. Si no lo cuelgas bien, no estarás aprovechando el espacio de tu hogar ni la funcionalidad de tu espejo, o peor aún: estarás creando un peligro en tu vivienda, porque podría caerse cuando menos te lo esperas.

Pero no temas: colgar un espejo es mucho más fácil de lo que parece.

De hecho, muchos espejos pueden ser colocados con adhesivos, lo cual te ayudará a hacer la instalación de manera más simple, rápida y sin dañar la pared.

Los espejos decorativos bien colgados generan una sensación de elegancia y harmonía que harán que te enamores aún más de tu hogar.

En este artículo te mostraremos los mejores trucos y consejos para que aprendas cómo colgar un espejo de cualquier tipo, ya sea grande o pequeño, de manera que quede bien fijo y seguro.

¿Empezamos?

Cómo colgar un espejo: Pasos previos a seguir

  1. Mide el tamaño del espejo y marca el espacio exacto de la pared donde quieres colgarlo.
  2. Averigua cuál es el material con el que está hecha la pared. ¿Es de ladrillo de pladur? Dependiendo de esta información, habrá que usar métodos y materiales distintos.
  3. Revisa el peso máximo de carga indicado por el fabricante para los adhesivos y herrajes.
  4. Sigue leyendo para elegir el método que más se adapta a tus necesidades

Métodos sencillos para colgar los espejos

Opciones sin clavos ni taladro

Son los métodos que menos dañan la pared. Pero en principio solo se pueden usar si el espejo no tiene marco ni herrajes traseros.

Para que los espejos se mantengan sin clavos, hay que utilizar cintas de doble cara o adhesivos. Antes de comprar estos materiales, lee las recomendaciones del fabricante para asegurarte de que es un producto adecuado para espejos. De lo contrario, puedes dañar la superficie trasera (lo cual se notaría en el efecto espejo de la parte delantera).

Además, si el material no es específicamente apto para su uso en espejos, la adherencia podría no ser suficientemente efectiva, y eso causaría que el espejo se desprendiese de la superficie. Por eso es tan importante tener las limitaciones de peso que se indiquen en el producto, tal y como hemos señalado en los pasos previos.

Los productos adecuados son:

  • Cola especial para espejos
  • Silicona neutra
  • Cinta adhesiva de doble cara sin acetato ni disolventes

Sigue las instrucciones de uso que se encuentran en el envase, puesto que pueden variar de un producto a otro. Normalmente trazando unas cuantas líneas en la parte trasera del espejo será suficiente.

El fabricante suele recomendar que, después de aplicar el producto y adherir las dos superficies, el espejo esté sujeto con cinta o un soporte de madera durante un tiempo. Así el efecto del adhesivo será el óptimo y el espejo no se desprenderá de la pared.

Utiliza los cuelga fácil

Hay muchos tipos de herrajes dependiendo del tamaño y peso del espejo, pero los más cómodos de utilizar son los conocidos como cuelga fácil. Estos soportes te permiten colgar los espejos sin taladrar la pared. En estos casos solo necesitas los cuelga fácil, un martillo y los herrajes unidos al espejo. No suelen soportar grandes pesos, pero para espejos pequeños son ideales. Un cuelga fácil es normalmente una pieza de plástico unida a unos clavos metálicos.

Cuándo hay que valorar la opción del taladro

La pared es de ladrillo

El ladrillo es el material utilizado tradicionalmente para las paredes. Y si no puedes utilizar alternativas adhesivas o cuelga fácil, aquí te detallamos los pasos a realizar.

Los elementos que necesitarás en este caso son:

  • Taladro
  • Broca
  • Martillo
  • Tacos
  • Herrajes

La broca, tacos y herrajes deben ser compatibles entre sí en tamaño. Además, la medida elegida debe ser acorde al peso del espejo.

Te recomendamos marcar con un lápiz el lugar donde vas a taladrar. Y si es necesario, usa el martillo para introducir el taco.

Por último, coloca los herrajes y cuelga el espejo. Herrajes existen infinidad de ellos, pero los más comunes son las hembrillas y los cáncamos.

Atención con las paredes de pladur

En la actualidad se está dejando de lado el ladrillo, y en su lugar se están instalando paredes de pladur.

Es un material que también es conocido como “cartón yeso”. Y es importante tener en cuenta que no hay que tratarlo igual que el ladrillo.

Este tipo de pared soporta menos carga. Y por ello, lo primero de lo que hay que ser consciente es de que existe una limitación en cuanto al peso de los espejos que se pueden colgar. Los tacos que vayas a utilizar deben ser especiales para pladur.

El fabricante suele indicar esta característica, así como el peso máximo de soporte, en el envase o en las especificaciones del producto.

Cómo colgar un espejo grande en la pared

Colgar un espejo pequeño o mediano suele ser relativamente sencillo. Las dudas surgen cuando hay que colgar un espejo grande en la pared. A partir de ciertas dimensiones conviene que el espejo tenga varios herrajes en la parte trasera para que quede bien sujeto.

De esta manera se reparte el peso en varios puntos, por lo que la estructura es más estable. Ten en cuenta que el tamaño y el peso suelen ir correlacionados, por lo que te recomendamos que prestes atención al peso máximo que puede soportar la pared con los tacos elegidos.

Si utilizas un método adhesivo, el peso se repartirá mejor sobre toda la superficie, pero también es imprescindible que sigas las instrucciones técnicas del producto a aplicar, porque lo más seguro es que tenga limitaciones de carga más restrictivas.

Cómo colgar un espejo pesado

El peso puede llegar a ser un problema, sobre todo en las paredes de pladur, y concretamente cuando hay que taladrar. Aunque también puede ser un inconveniente en una pared de ladrillo.

Dimensiones y peso suelen ir de la mano, por lo que nuestras recomendaciones coinciden con las expresadas en el punto anterior para espejos grandes: siempre hay que seguir las instrucciones y pesos máximos de los que informa el fabricante.

Si sigues las indicaciones adecuadas, no habrá espejo que se te resista.

Cómo colgar un espejo de baño

Conclusión

Ya sabes cómo colgar un espejo, pero hay tres últimos pasos que no puedes olvidar:

  • Asegúrate de que ha quedado recto
  • Límpialo con un trapo de un material suave y usando líquido limpia cristales
  • Disfruta de tu reflejo en tu nuevo espejo. Mírate en él y sonríe